Aniversario del cruce de Los Andes

“San Martín fue el hombre de una causa, de ahí su extraordinaria grandeza. A esa causa ofreció su vida…” Juan D. Perón, 17 de Agosto de 1948

Este año se cumplen 200 años del Cruce de los Andes, operación militar al mando del General José de San Martín, llevada a cabo con el propósito de liberar a los pueblos de Chile y Perú.

La gesta del Cruce de uno de los cordones montañosos más altos del mundo, en una de las operaciones militares más impresionantes e importantes de la historia universal (comparada solamente con el cruce de los Alpes realizados por Aníbal, Julio Cesar y Napoleón), tiene además importancia política sustancial para la historia de Latinoamérica.

Al mando de más de 5000 hombres, 10000 mulas, 1500 caballos, artillería y provisiones, el General San Martín planificó y ejecutó el paso hacia el otro lado de la cordillera por lo que hoy constituyen tres provincias argentinas (Mendoza, San Juan y La Rioja) a través de 6 lugares distintos –en un frente de más de 2000 kilómetros- para despistar al enemigo español y de esa manera aprovechar el factor sorpresa. Remarcando además que su salud no le era favorable, no fue impedimento para continuar con su objetivo.

Fue en la Batalla de Chacabuco el 12 de febrero de 1817 donde el Ejército de los Andes (creado para la causa y compuesto por argentinos y chilenos) derrota por primera vez al ejército realista, comenzando a recorrer el camino de la liberación de Chile, logrado definitivamente en la batalla de Maipú. Había logrado cruzar la cordillera con más de 5000 personas en menos de un mes, reorganizar el ejército en 4 días y ganar la batalla en un par de horas con apenas 12 bajas.

Con un nuevo aniversario de esta gesta histórica, recordamos a uno de los hombres más importantes que ha dado nuestro país, clave en la liberación de la América Latina. Junto con Bolívar, los dos hombres más importantes para la constitución de la Patria Grande.

El General San Martín era un hombre que llamaba “compañeros” a sus soldados, como lo muestran los documentos de la época. Un hombre que decidió jugarse todo por la libertad, porque entendía que lo demás no importaba. Un hombre que sólo barajaba dos opciones: lograr la liberación de su patria o morir como hombre de coraje.