7 de mayo, nacimiento de Evita

“Todos tenemos en la vida un día maravilloso, para mí, fue el día en que mi vida coincidió con la vida de Perón”.

Un 7 de mayo de 1919 nace en la Ciudad de los Toldos, Provincia de Buenos Aires, María Eva Duarte. Con tan sólo 15 años y sin el apoyo de su familia, decide mudarse a Buenos Aires buscando convertirse en actriz. Sola, sin recursos ni educación, se   desarrolla en el ambiente artístico logrando cierta popularidad, protagonizando algunas películas y conduciendo un programa de radio.

Pero su destino no era el de la actuación, afortunadamente. En enero de 1944, Eva Duarte conoce al Coronel Juan Domingo Perón en un festival organizado a beneficio de las víctimas de un terremoto que había destruido la ciudad de San Juan pocos días antes. A partir de ese momento la vida de ambos –y de la Argentina- cambiaría completamente. Sus vidas quedarían unidas para siempre, sentimental y políticamente.

Eva comienza a colaborar con Perón en la Secretaría de Trabajo y Previsión. Participa junto a los trabajadores del 17 de Octubre de 1945 y recorre junto al General todo el país en la campaña presidencial que lo llevaría a la Presidencia de la Nación el 24 de febrero de 1946, desde donde Evita desarrolló un trabajo intenso en el aspecto político, social y gremial.

En cuanto a lo político, trabajó para obtener el voto femenino y fue organizadora y fundadora de la rama femenina del partido peronista. En el aspecto social, su trabajo se desarrolló en la Fundación Eva Perón, fenomenal brazo de ayuda social para los   humildes. Creó hospitales, hogares para ancianos y madres solteras, escuelas, y hasta una Ciudad Infantil. En cuanto a lo gremial, fue notorio su apoyo hacia el movimiento obrero y los trabajadores, a quienes ella llamaba cariñosamente sus “descamisados”.

Hacía tiempo que Eva Perón había dejado de ser Eva Perón. Era Evita, como les gustaba llamarla a los trabajadores y como a ella le gustaba que la llamen. Su temprana muerte fruto de una enfermedad terminal entristeció al pueblo argentino. Su obra, su devoción por los más necesitados, su clara preferencia por los trabajadores y su lealtad a Perón, hacen de Evita una de las figuras más importante de la historia argentina y, por supuesto, las más admirada y querida por el pueblo al que ella le dedicó su vida.