24 de febrero. 1946-2016

Hoy se cumplen 70 años de aquel 24 de febrero de 1946, fecha en la cual el entonces Coronel Perón es elegido por primera vez Presidente de la Nación Argentina. Fue la primera de las tres veces en la que, mediante el voto popular, Perón fue elegido Presidente de todos los argentinos, ejemplo único en todo el continente.

El 24 de febrero de 1946 es la culminación de un proceso iniciado con la Revolución del 4 de junio de 1943, y que tenía a Perón como unos de sus principales protagonistas, ocupando el hasta entonces olvidado Departamento de Trabajo, convertido luego en Secretaria de Trabajo y Previsión Social. Lugar don construyo gran parte de su relación estratégica con los trabajadores, transformándose en el líder indiscutido de un pueblo hasta ese momento relegado que no formaba parte de las decisiones políticas de las clases dominantes.

Esa relación produce uno de los acontecimientos más importantes de la historia argentina como fue el 17 de octubre de 1945, Día de la Lealtad, cuando miles y miles de argentinos se movilizaron a Plaza de Mayo para pedir por su libertad.

Esa bisagra en la historia de nuestro país tuvo su cristalización por las vías electorales, como corresponde a cualquier sistema democrático. Aunque todos descontaban su derrota, Perón obtuvo 1.527.231 votos, el 52%, frente a la fórmula de la llamada “Unión Democrática” que obtuvo 1.107.155 votos. (42,51%). El resto de los partidos se repartieron el 5,09% restante.

Cuatro meses más tarde, el 4 de Junio, Perón asumió la Presidencia de la Nación. Consecuencia de esa elección fueron 9 años de progreso ilimitado para el pueblo argentino. Quedan como fiel testimonio de aquella realidad: plena ocupación, altos salarios, vacaciones pagas para todos los trabajadores. L a instauración de los derechos sociales, como ser los derechos del trabajador, de la ancianidad, de la niñez y el estatuto del peón de campo: todos estos con fuerza de ley al ser incluidos en la Constitución Nacional de 1949. Se nacionalizaron los ferrocarriles, el Banco Central, los servicios públicos, se creó Aerolíneas Argentinas y se implementó el voto femenino, entre las conquistas más sobresalientes.

Perón convirtió a los trabajadores en sujetos históricos. Los hizo artífices de su propio destino. Los dignificó como personas. Los convocó a romper las cadenas del colonialismo de aquel entonces y a que fueran la base fundamental de la lucha por la justicia social, la independencia económica y la soberanía política. Siempre les dio todo, incluso su propia vida cuando ya, viejo y cansado, volvió a la Patria a cumplir su viejo anhelo de la unidad nacional. Nunca los defraudó, por eso los trabajadores y los más humildes nunca defraudaron a Perón!.